Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

Publicación de noticias sobre gadgets y tecnología. Últimas tecnologías en electrónica de consumo y novedades tecnológicas en móviles, tablets, informática, etc

(Page 1) | 2 | 3 | .... | 10 | newer

    0 0

    hotel puerta América - Jean Nouvel - retrato

    Tengo una mala noticia que comunicar: con la duodécima planta, obra de Jean Nouvel, estamos llegando al final del especial Hotel Puerta América. De hecho, ya sólo nos quedará el ático, del que también se ha encargado el arquitecto francés. Una pena, porque estaba disfrutando mucho cada vez que salía de ascensor y me sorprendía un diseño completamente diferente al anterior.

    La idea original es que esta sea una planta dedicada al placer. Para ello, se han valido de las fotografías de Nobuyoshi Araki y Roland Fleischer, que juegan con imágenes sugerentes del cuerpo humano y la naturaleza. Utilizando las paredes para exponer sus obras.

    Es un decisión arriesgada, porque puede resultar un poco agobiante y extraño, pero veamos que tal resulta.

    Jean Nouvel

    Nacido en Fumel en el año 1945, Jean Nouvel estudió arquitectura y diseño en la Escuela de Bellas Artes de París. Hasta 1994, año en el que fundó su estudio, trabajó asociado con varios arquitectos.

    Una de las cosas que más sorprenden del arquitecto francés es que no pertenece a ningún estilo arquitectónico, aunque tampoco podríamos afirmar que ha creado el suyo propio. Se plantea cada proyecto sin ninguna idea preconcebida. Quizás por eso poco tengan en común muchas de sus obras —como por ejemplo la torre Agbar en Barcelona o la ampliación del museo Reina Sofía en Madrid— más allá de una gran presencia de los juegos de luces y la importancia que le da a la integración con el entorno.

    Podéis ver su prolífica obra en su página web: Ateliers Jean Nouvel

    El lobby y el pasillo

    hotel puerta América - Jean Nouvel - pasillo

    Lo primero que sorprende del lobby y el pasillo es la oscuridad, aunque es una oscuridad elegante como pocas. La combinación de paredes negras con luces rojas no deja indiferente a los sentidos y nos transporta a escenarios más asociados al placer que al descanso.

    El pasillo también cumple la función de túnel. Así, las pupilas se dilatan de camino a la habitación y, cuando entremos en ella, todo nos deslumbrará, dándonos la sensación de haber llegado al cielo o al paraíso tras haber pasado por las profundidades del averno.

    No es que me entusiasme especialmente, pero la verdad es que demuestra la gran habilidad del arquitecto francés para el tratamiento de los sentidos y las sensaciones a través de la luz y el color.

    Las habitaciones

    hotel puerta América - Jean Nouvel - habitación 1

    En la decoración de las habitaciones tienen mucho protagonismo las fotografías de Nobuyoshi Araki y Roland Fleischer, hasta el punto de ser la base de la composición, pues llegan a estar en todas las paredes de la estancia e incluso el techo en algunos casos.

    Aunque puede resultar un poco agobiante, el hecho de que haya fotografías en todas las habitaciones aumenta considerablemente el grado de personalización. No hay dos dormitorios iguales.

    hotel puerta América - Jean Nouvel - habitación 2

    Cabe también destacar la continua utilización de vidrios y espejos. Bien para cubrir las fotografías, bien para ampliar visualmente el espacio o bien para comunicar dos estancias a través de una imagen translúcida.

    El mobiliario utilizado es poco llamativo, de lineas sencillas y colores neutros. El resto de materiales empleados en la decoración también son discretos, supongo que para no distraer la atención de lo verdaderamente importante: las fotografías.

    Espero que hayáis disfrutado de la última planta del Hotel Puerta América, una verdadera lástima que se haya acabado. En fin, al menos siempre nos quedará el ático.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    puerta-america-12-1.jpg
    puerta-america-12-2b.jpg
    puerta-america-12-3.jpg
    puerta-america-12-4.jpg
    puerta-america-12-5.jpg
    puerta-america-12-6.jpg
    puerta-america-12-7.jpg
    puerta-america-12-8.jpg
    puerta-america-12-9.jpg

    Más información | Hotel Puerta América
    Fotos | Rafael Vargas
    En Decoesfera | Especial Hotel Puerta América


    0 0

    hotel puerta América - Jean Nouvel - ático1

    Ya está, ya hemos llegado al final, a la última planta del Hotel Puerta América: el ático, desde donde podremos disfrutar de las vistas de la capital a la vez que nos tomamos una copa, hacemos algo de ejercicio en el gimnasio o nos bañamos en la piscina climatizada.

    El diseño de la planta corre a cargo de Jean Nouvel, que es quien decoró la duodécima planta del hotel, aunque también ha intervenido Forja Interiorismo.

    El resultado de la intervención es un ático desenfadado, con un diseño actual, sin demasiados alardes. Tal vez le falta algo de personalidad, porque al ver las fotos uno tiene la sensación de haber estado en infinidad de terrazas decoradas así.

    El gimnasio y la piscina

    hotel puerta América - Jean Nouvel - ático2

    La zona del gimnasio y la piscina destaca por su sencillez. Tal es la austeridad del lugar que se podría pensar que al llegar arriba se quedaron sin presupuesto; cuatro máquinas de fitness colocadas cerca de una piscina discreta y alguna hamaca que otra es todo lo que nos encontraremos.

    Lo único reseñable es el gran espejo del fondo, que crea la falsa ilusión de que la piscina es mucho más grande, pero no. Tampoco me acaba de convencer que esta sala esté tan aislada del exterior, no parece un lugar muy agradable, al menos en verano, que apetece darse un baño al sol con una cervecita en la mano.

    El bar y la terraza

    hotel puerta América - Jean Nouvel - ático3

    En realidad, el nombre que le han puesto es mucho más sugerente; Skynight Bar evoca imágenes mucho más atractivas de lo que luego nos encontramos, que no es más que una decoración a mitad camino entre un chill-out al estilo ibicenco y lo que podríamos encontrarnos en cualquier discoteca medianamente cool.

    No es que esté mal, parece un lugar agradable para tomarse una copa mientras disfrutamos de las vistas y la brisa nocturna nos refresca, pero al lugar le falta algo de carácter. El mobiliario pasa bastante desapercibido a pesar de que las piezas, especialmente las butacas de estilo space age, tienen su encanto.

    hotel puerta América - Jean Nouvel - ático5

    El problema es que no hay una jerarquización del espacio, todo es una gran terraza en la que se han ido colocando sillas, mesas y sofás con más o menos acierto, pero sin un orden claro ni la intención de crear un lugar especial.

    En definitiva, el ático del hotel Puerta América es de lo menos destacable del edificio, pues es un espacio decorado como muchos otros, algo que no es de esperar en un hotel en el que hasta el parking es de diseño.

    Os dejo con un video y una galería de imágenes, para que podéis comprobar que, aunque no esté nada mal, le falta algo que lo haga diferente.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    puerta-america-atico-10.jpg
    puerta-america-atico-2.jpg
    puerta-america-atico-3.jpg
    puerta-america-atico-5.jpg
    puerta-america-atico-6.jpg
    puerta-america-atico-7.jpg
    puerta-america-atico-9.jpg

    Más información | Hotel Puerta América, Forja Interiorismo
    Fotos | Rafael Vargas, BTN
    En Decoesfera | Especial Hotel Puerta América


    0 0

    Hotel puerta América

    Lo sé, hace más o menos mil años que empezamos el Especial Hotel Puerta América y lo que tenía que haber sido un rápido paseo por las 12 plantas y el ático se ha convertido en algo parecido a la historia interminable.

    Pero todo llega a su fin, y para darle el toque final a este especial he pensado que sería una buena idea realizar una pequeña encuesta para ver qué planta es la que más os ha gustado.

    Como me imagino que no todos recordareis ni siquiera vagamente cómo era cada planta, os he preparado un muy breve repaso gráfico por cada una de ellas para que hagáis memoria y podáis votar con conocimiento de causa.

    encuesta hotel puerta América

    Viendo las imágenes de las distintas plantas unos se da cuenta de lo heterogéneo que es el mundo del diseño. Coloquialmente, se podría decir que cada planta es “de su padre y de su madre”.

    La parte mala de esa hetereogeneidad es que se pierde un poco la unidad del diseño en el hotel; la buena, que seguro que cada huésped encuentra la habitación que se adapte a la perfección a sus gustos. De hecho, estoy convencido de que si los editores de Decoesfera fueramos a visitar el hotel, cada uno querría alojarse en una planta diferente.

    encuesta hotel puerta América

    Por si os habéis quedado dudando entre varias plantas y queréis mirarlas con detenimiento o simplemente queréis volver a deleitaros con vuestra favorita, os dejo una lista con los enlaces a los artículos correspondientes de cada planta:

    Y ahora, como no, el momento más importante, el de la votación. Yo ya tengo mi favorita ¿y vosotros?

    Más Información | Hotel Puerta américa
    Fotos | Rafael Vargas
    En Decoesfera | Especial Hotel Puerta América


    0 0

    encuesta hotel puerta América - resultados portada

    Ya han pasado dos semanas desde que os pregunté qué planta os gusto más del hotel Puerta América y, tras un recuento ante notario de los votos, hoy os traigo los resultados de la encuesta.

    Os adelanto que la cosa ha estado muy reñida entre dos plantas, que han obtenido alrededor del 30% de los votos cada una, mientras que el resto se han repartido el 40% restante de forma más o menos homogénea. Lo más sorprendente no es tanto la planta ganadora, que entraba dentro del grupo de las favoritas, sino el hecho de que muchas plantas diseñadas por arquitectos de prestigio se hayan quedado con un número irrisorio de votos.

    Pero bueno, dejémonos de preliminares y pasemos a la acción. Aquí tenéis los resultados de la encuesta del Hotel Puerta América.

    Resultados de la encuesta

    encuesta hotel puerta América - resultados

    Como os decía, ha habido un intensa lucha entre Zaha Hadid, diseñadora de la planta primera, y Arata Isozaki, encargado de la décima planta, para alzarse con la victoria, pero al final la arquitecta iraquí se ha proclamado vencedora con poco más del 30% de los votos, dejando al arquitecto japonés a las puertas del éxito con un 27% de los votos.

    encuesta hotel puerta América - zaha hadid

    Una lucha entre dos titanes que abanderan dos estilos enfrentados como son el deconstructivismo, que rompe con las formas geométricas tradicionales, y el minimalismo nipón, que juega con la luz y los materiales para transmitir paz y armonía a sus ocupantes.

    Que dos diseños tan dispares hayan destacado tanto sobre el resto es un fiel reflejo de la diversidad de gustos que hay entre nuestros lectores, y extrapolando, en la sociedad. Lo curioso es que la mayoría haya votado a los diseños más extremos de cada estilo y no haya optado por diseños más equilibrados dentro de cada movimiento, como la planta de Ron Arad o la de Chipperfield, que han pasado totalmente desapercibidas.

    encuesta hotel puerta América - isozaki

    Bastante por detrás de ellos, se alza con la medalla de bronce Richard Gluckman con su novena planta y el 8% de los votos. Sinceramente, me esperaba un poco más de protagonismo para este diseño, que por los comentarios que habíais dejado parecía que era de los favoritos a la victoria, pero por lo visto los que más hablan no son siempre la mayoría.

    Para mi es la planta con el diseño capaz de gustarle a más gente. No es excesivamente minimalista ni excesivamente extraña, y tiene un punto de modernidad combinado muy bien con texturas y colores que le aportan calidez. Claro que igual eso es lo que ha hecho que se quede en tierra de nadie en la hora de votar.

    encuesta hotel puerta América - gluckman

    Muy cerca, en cuarta posición y rozando el podio, se encuentra la planta diseñada por Norman Foster, que ha recibido el 6% de los votos, muy poco para el renombre que tiene el arquitecto inglés. Claro que para “fiasco” el de Jean Nouvel, que ha recibido tan solo el 4% de los votos, quedándose al nivel de muchos arquitectos y diseñadores de menos prestigio.

    Bueno eso es todo. ¿Qué os han parecido los resultados de la encuesta del Hotel Puerta América? ¿Os los esperabais u os han sorprendido?

    Más Información | Hotel Puerta américa
    Fotos | Rafael Vargas
    En Decoesfera | Hotel Puerta América ¿Qué planta te gusto más?
    En Decoesfera | Especial Hotel Puerta América


    0 0

    Hotel Barceló Castellana Norte - habitación

    Cuando voy de viaje, una de las cosas que más me cuesta es elegir el hotel. No es tarea fácil, pues a los habituales requisitos de ubicación, calidad y precio, yo añado otro bastante complicado, el del diseño de la habitación. Supongo que a todos nos gusta que la habitación esté decorada con gusto, pero en mi caso suelo ser especialmente exigente.

    Este fin de semana, en el que viajé a Madrid para disfrutar de un encuentro de bloggers gastronómicos en el que también estaba mi compañera Fiona (lo dos escribimos también en Directo al Paladar), me decidí por el hotel Barceló Castellana Norte. Me llamó la atención su decoración alegre y colorida que contrastaba con los tonos sobrios y oscuros que ofrecen la mayoría de hoteles.

    En lineas generales es un hotel discreto, sin grandes ostentaciones, pero diseñado con gusto. Situado un poco más allá del extremo norte del Paseo de la Castellana, por fuera es un edificio moderno como cualquier otro. El lobby tampoco destaca ni por su diseño ni por su amplitud, así que lo mejor es que vayamos directamente a la habitación, que es su punto fuerte.

    La habitación

    hotel Barceló Castellana Norte - habitación2

    Lo primero que te llama la atención al entrar en la habitación del hotel Barceló Castellana Norte es la luz; una gran ventana ilumina toda la estancia, fielmente secundada por las paredes y los muebles blancos. También ayuda a enfatizar esta luminosidad el efecto túnel que produce el pequeño pasillo oscuro que hay desde la puerta, y que da acceso al baño y al armario.

    Todo en la habitación es de color claro y texturas ligeras. La ropa de cama es blanca y de algodón, las cortinas son veladas y tan solo difuminan la luz que pasa por ellas y el diseño del mobiliario apuesta también por el blanco y la ligereza.

    La nota de color la pone una franja de color verde pistacho que crea un pequeño espacio diferente para la cama y también la pequeña lounge chair en color marrón.

    hotel Barceló Castellana Norte - habitación3

    Al fondo, cerca de la ventana, hay una pequeña zona de escritorio compuesta por un mueble lacado en blanco y una pequeña silla también en color blanco. El mini-bar se esconde en el pequeño armario bajo la mesa. La cama, de dos metros de ancho, está acompañada por un par de mesitas ligeras a ambos lados de la cama y un banco frente a ella, también blanco, perfecto para dejar las maletas al llegar.

    Aunque el diseño general y la atmósfera que se respira me encantaron, me encontré con un par de pegas que no me gustaría dejar de mencionar. En primer lugar, el mueble del mini-bar era demasiado pequeño y mal diseñado. La nevera estaba “agobiada”; no podía ventilar bien y su contenido no estaba todo lo frío que uno desearía, sobre todo ahora en verano.

    En segundo lugar, las mesitas no tenían cajones, sino un pequeño hueco en el que colocar las cosas era harto complicado y al que tenías que asomarte agachándote para ver si te habías dejado algo. Muy bonitas a la vista, pero totalmente inútiles; al diseño no le hubiera pasado nada si ese hueco fuera un pequeño cajón.

    El baño

    hotel Barceló Castellana Norte - baño

    La decoración del baño contrasta con la claridad de la habitación, pues está realizado con piedras y materiales oscuros, que le otorgan un aire un tanto lúgubre aunque en cierto modo relajante.

    El diseño no me entusiasmó ya que aunque todo era correcto y de lineas modernas, no había nada que llamara la atención, ni siquiera una pila de diseño especial o alguna grifería llamativa.

    Conclusión

    El hotel Barceló Castellana Norte en Madrid es una buena elección si uno es exigente con el diseño y huye de los hoteles rancios u ostentosos. La decoración de las habitaciones es alegre y desenfadada, con un punto juvenil y veraniego. Sin embargo, el resto del hotel es bastante discreto, tanto su ubicación como el exterior y la recepción, que es apenas un pasillo ancho a la entrada del edificio.

    Más información | Hotel Barceló Castellana Norte
    En Decoesfera | Especial Hotel Puerta América


    0 0

    adivinanza- horas

    Últimamente estoy de un despistado que no es ni normal. Otra vez he estado a punto de olvidarme de la adivinanza decorativa del viernes, un fallo que no se si podría perdonarme jamás…

    La adivinanza de hoy es doblemente complicada. Primero porque ya es algo raro de por sí, sobre todo en nuestro país, y segundo porque me he tomado la libertad de retocar la foto y eliminar algo que permitía adivinarlo fácilmente.

    Pero como soy un buenazo, hoy os voy a dar dos super pistas. Para empezar, es algo que no está en casa y que se utiliza esporádicamente, sobre todo de viaje, aunque en casa tenemos algo parecido que usamos a menudo. La segunda es un páis: Japón.

    Y no digo más que ya lo he puesto muy fácil.

    La solución

    adivinanza decorativa 23 de Julio - horas

    Desde luego, lo que no se puede negar es que tenéis una imaginación desbordante, porque además de la solución, que por la imagen que acompaña a estas palabras ya podéis intuir que se trata de la micro habitación de hotel, habéis sugerido que podía ser desde una lavadora hasta un masajeador de pies.

    Este hotel de cápsulas, llamado 9 hours en honor al tiempo que te dan para dormir por 43 euros, está situado en Tokyo (como no) y ha sido diseñado por Design Studio S para la empresa Cubic Inc.

    El sistema es muy sencillo; Llegas, pagas, te duchas, duermes, te levantas y te vas. El diseño es aséptico y frío como él solo, pero cumple lo que promete, un lugar para dormir a un precio supongo que razonable, porque no sé lo que cuesta una habitación de hotel normal en Tokyo, pero seguro que no son baratas.

    Os dejo con un videoreportaje del hotel realizado por Monocle que seguro que os resulta interesante.

    Vía | Minimalissimo
    Más información | 9 hours
    En Decoesfera | Adivinanzas


    0 0

    Hotel construido en 6 días

    Aquí en España, el uso de materiales prefabricados en la construcción es prácticamente testimonial. Aún pesa mucho el binomio materiales baratos que requieren mucho tiempo y mano de obra barata, pero poco a poco la mano de obra no cualificada también se encarece y el tiempo de ejecución de una obra se convierte en un factor determinante.

    Con materiales “tradicionales” en la construcción de nuestro país, como el hormigón y el ladrillo, es técnicamente imposible tardar menos de un medio año en levantar las 15 plantas de Ark, un hotel sostenible construido en seis días, más que nada porque el hormigón necesita 28 días para adquirir su resistencia de cálculo, y aunque uses tres juegos completos de encofrado y puntales, los cinco o seis meses no te los quita nadie.

    Veamos como lo han conseguido.

    Como se puede observar en el video, la clave para una construcción tan rápida es, además de tener mucha mano de obra y la maquinaria necesaria, la correcta elección de los materiales. Así, para levantar este hotel en seis días ha hecho falta que todos los materiales que intervinieran fueran prefabricados.

    La estructura es metálica y se monta completamente en seco, ni siquiera hay soldaduras, sino que se ha optado por hacer los anclajes con tornillería, mucho más rápida aunque más costosa. Además, para no perder tiempo, ni siquiera se ha montado una grúa fija, sino que hay un enjambre de grúas móviles levantando todos las vigas y pilares.

    Las paredes interiores y la fachada también están realizaos a partir de paneles prefabricados, que aunque son mucho más caros, son infinitamente más rápidos de colocar que el tradicional muro de ladrillo, con su ritual de cemento, enyesado y pintado y sus respectivos tiempo de espera de secado.

    Hotel construido en 6 días - estructura

    Además, la ligereza de estos materiales en comparación con los tradicionales, permite que la estructura no tenga que soportar tanto peso y, por lo tanto, pueda ser más pequeña y ocupar menos espacio. Amén de que para la misma carga, hace falta mucho menos acero que hormigón para sustentarla.

    A pesar de tanta velocidad y material prefabricado, el hotel cumple con creces la normativa sísmica y de eficiencia energética, gracias a su estructura con brazos diagonales y al uso de buenos aislante térmicos, ventanas de triple acristalamiento y un buen sistema de protección solar acompañado de un sistema de ventilación eficiente. Además, los residuos producidos por la construcción se reducen al mínimo, ya que las piezas están diseñadas para ir en tal cual en su sitio, así que no hay nada que desechar, reduciendo el impacto de la obra en el medio ambiente.

    Ark, un hotel sostenible construido en seis días, es un magnífico ejemplo de las posibilidades que ofrece la aplicación de la tecnología y la prefabricación en la construcción, algo que se lleva tratando de inculcar desde la revolución que supuso el Movimiento Moderno, y que a pesar del esfuerzo y la gran labor de arquitectos como Le Corbusier o Mies Van der Rohe entre otros, aún no parece haber calado entre los profesionales del sector, pues arquitectos, constructores y promotores parecen seguir haciendo los edificios de la misma manera desde hace más de medio siglo.

    Vía | Like Cool
    En Decoesfera | Casas poco convencionales: vivir en el desierto (i), (ii) y (iii)


    0 0

    Suite 007 hotel seven - 1

    Mi nombre es Bond, James Bond.

    Definitivamente, esa debería ser la frase en clave para poder entrar a la suite 007 del hotel Seven en París, decorada siguiendo el estilo “space age” tan asociado a las películas del agente homónimo del servicio británico de inteligencia.

    La suite forma parte de una serie de habitaciones temáticas que van desde Alicia en el País de las Maravillas hasta la suite Maria Antonietta. Todas ellas muy interesantes, aunque sin duda esta es la más destacable, no sólo porque el mundo del espionaje desprende un aura de glamour por si mismo, sino por lo bien que transmite la decoración esa mezcla explosiva de elegancia, lujuria y arrogancia que hace tan especial a aquel que tiene licencia para matar.

    suite 007 hotel seven - dormitorio

    Como se puede ver, la decoración combina eficazmente diferentes materiales en tonos oscuros, como la madera que envuelve el pequeño salón, el cuero del sofá o la pintura morada del dormitorio, con otros blancos, como la ropa de la cama o los muebles muebles auxiliares, creando un ambiente que se debate entre lo siniestro y lo elegante; como anillo al dedo para el famoso agente secreto.

    La iluminación también juega un papel fundamental en la ambientación de los diferentes espacios. En la zona de estar una infinidad de leds incrustados en el ovalo de madera crean un lugar íntimo y agradable en el que tomar una copa y seducir al bellezón de turno. En el dormitorio, en cambio, el reflejo de la luz en las paredes moradas crean un ambiente que se decanta más por la lujuria, aunque sin perder del todo la elegancia; pasión desenfrenada sí, pero con estilo.

    Suite 007 hotel seven - baños

    Al llegar al cuarto de baño, la cosa se va un poco un poco de madre y el dorado y la ostentación cobran demasiado protagonismo. Aunque no se puede apreciar demasiado bien, tanto las paredes como el inodoro hacen gala de un color oro que quizás se pasa de la raya. La ducha completamente acristalada y la elección del revestimiento para la pared de los lavabos tampoco ayudan.

    No obstante, aunque el baño busque un protagonismo que no debería, la suite está llena de referencias al mundo Bond que lo compensan sobradamente. Para empezar por lo básico, la suite tiene una pantalla enorme en la que podremos ver, tumbados en la cama, toda la filmografía del agente 007, que también está incluida.

    Suite 007 hotel seven - detalles

    También hay detalles como el pie de la lámpara de noche, que es una pistola Desert Eagle, uno de los modelos más empleados por James junto con la más pequeña y elegante PPK, o el panel plegable con una ilustración en la que aparece Sean Connery encarnando a 007 acompañado de, si no me equivoco, el Dr.No Ursula Andress, y que decora la pared al fondo de la zona de estar a la vez que sirve para ocultar la televisión cuando ésta no se está usando.

    Tampoco conviene dejar de mencionar el espejo en el techo sobre la cama (hay también en el techo del baño) y el sillón giratorio estilo chester, en el que podemos acariciar a algún gato persa a la par que nos reímos sonoramente.

    Suite 007 hotel seven - vista general

    Por supuesto, en el minibar no debe faltar ginebra o vodka, vermouth y olivas para preparar un martini seco, sin olvidarnos de la coctelera, porque lo querremos agitado no removido. La suite también dispone de una cafetera Nespresso aunque, que yo recuerde, ni George Clooney ha encarnado nunca al agente secreto más famoso ni éste era muy dado a tomar café.

    Así que ya sabéis, si os apasiona todo lo relacionado con James Bond, no podéis dejar de pasar una noche en la suite 007 del hotel Seven en París. Tal vez los casi 500 euros que cuesta pasar una noche en ella os desaliente, pero nadie dijo que ser agente secreto fuera barato.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    01.jpg
    02.jpg
    03.jpg
    04.jpg
    05.jpg
    06.jpg
    07.jpg
    08.jpg
    09.jpg
    bg.jpg

    Vía | Retro to Go
    Más información | Hotel Seven
    En Decoesfera | Hotel Barceló Castellana Norte en Madrid


    0 0

    Habitación verde de los hoteles NH

    Yo no sé vosotros, pero en mi caso el uso que le hago a los hoteles es más bien poco cuando estoy fuera de casa, ya que solo vuelvo a ellos para dormir. Sin embargo, disfruto mucho de pasar esas pocas horas en entornos bonitos, limpios y acogedores y alguna vez me acuerdo de vosotros si veo algún entorno que me guste especialmente. Esto me ha sucedido con las llamadas “habitaciones verdes” de los hoteles NH, que son el nuevo estándard de la cadena hotelera y que están comenzando a implantarse.

    En estas habitaciones encontramos un diseño moderno que ganó el European Hotel Design Award el año pasado y que es bastante acogedor para lo que suelo ver en los hoteles. Me gusta porque en este modelo de habitaciones (podéis ver el viejo bajo estas líneas) estas parecen más amplias y dan sensación de comodidad sin muchos complementos.

    Habitación de los hoteles NH antes de la reforma.

    Las imágenes, que pertenecen al hotel NH Príncipe de Vergara, nos muestran cómo ha cambiado la habitación desde un estilo más clásico a uno más moderno. Se ha prescindido de materiales más difíciles de limpiar y se ha dado paso a un estilo más funcional en el que la eficiencia es lo que prima.

    Aplicado a la decoración en casa, el cambio ha consistido en eliminar lámparas sin quitar luz y a cambiar el cabecero, que era de madera, por uno panelado en vinilo con mayor resistencia y que permite ser reemplazado cuando se empieza a estropear, cosa que sucedería, pero con más gasto, con el de madera. De hecho este es el mayor cambio que encuentro en la decoración: la sustitución de la madera por otros materiales más duraderos que pueden ayudar al personal del hotel a dejarlo todo más limpio en menos tiempo.

    Habitación verde de los hoteles NH después de la reforma.

    Sobre estas líneas tenéis la visión contraria de las habitaciones verdes. En ella podéis ver cómo efectivamente los muebles de madera han dado paso a otros lacados blancos. Que vaya por adelantado que no me gustan mucho los muebles blancos, pero tengo que admitir que en este caso han logrado darle al ambiente un toque muy urbano que me gusta, y de hecho me gustaría para mi salón la butaca verde que tenéis en la esquina bajo la luz de lectura.

    El gran cambio que hay en esta habitación es el uso de luces LEDS para la iluminación, cosa que en las casas aún no se utiliza mucho. Este tipo de bombillas da una luz homogénea y, aunque no me convence como punto de luz principal, cumple sus funciones a la perfección cuando se usa como luz indirecta, luz decorativa o cuando necesitamos una iluminación especial como en el baño que tenéis bajo estas líneas.

    El baño de la habitación verde de los hoteles NH

    Como veis, alrededor del espejo se han colocado unas luces LED que dan a la persona que se está mirando en él toda la luz que necesita. Además, los azulejos negros y porosos absorben la iluminación y no dan reflejos a la cara del que se mira por lo que es un lugar ideal para maquillarte (esto ya es más truco de Arrebatadora que nuestro). Tal vez yo habría elegido otro color para la repisa donde va encastrado el lavabo pero en conjunto tenemos un ambiente moderno que seguro que les gustará a los amantes del minimalismo.

    Si queréis ver en directo estas habitaciones, sabed que aún no están implantadas en todos los hoteles NH pero que sí son el estándard en los nuevos y en los que están remodelando. A mí me han convencido para ir a robarles trucos decorativos algún día más.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    banoverdenh.jpg
    banoverdenh2.jpg
    banoverdenh3.jpg
    banoverdenh4.jpg
    habitacionverde1.jpg
    habitacionverdenh2.jpg
    habitacionverdenh3.jpg

    Más información | NH Príncipe de Vergara
    En Decoesfera | Entrevista a Enrique Beaumont, decorador del Hotel NH T2 Aeropuerto en México


    0 0
  • 01/20/11--10:00: Hotel El Postigo, en Úbeda
  • Salón

    Este fin de semana estuve por tierras jienenses, y senté mis reales en el Hotel El Postigo, en Úbeda. Cuando visito un alojamiento siempre tengo la esperanza de que tenga algo que aportar en el aspecto decorativo; por una parte, porque me gusta descansar en un entorno agradable, y por otra porque siempre deseo compartir con los lectores de Decoesfera los sitios que voy descubriendo.

    En esta ocasión fue una sorpresa agradable, el Hotel está situado en el centro histórico de Úbeda, rodeado de calles empedradas. Fue construido a partir de un edificio original que aportaba pocas posibilidades, pero que tomó sentido al añadir una fachada junto al jardín, núcleo que comunica el interior con el exterior.

    El hotel tiene dos accesos, uno discreto desde la calle Postigo, y la entrada principal, donde una escalinata nace junto a una tranquila zona de estar al aire libre. El recibidor es luminoso y da acceso a la zona de habitaciones y a un agradable salón de estar. Las paredes blancas enmarcan una serie de muebles de carácter, butacas y sofás que cuentan una historia, ya que en las paredes, grandes lienzos reproducen fotografías en las que estas piezas son las protagonistas. Las imágenes los reproducen en otro contexto, posados en las calles de Úbeda y acompañados de personas, bien sentadas sobre ellos o rodeándolos en grupo. Una propuesta decorativa muy interesante y original.

    Comedor

    El salón es amplio y está rodeado de cristaleras por las que entra gran cantidad de luz que se refleja en las paredes blancas. Este ambiente tan luminoso es un buen marco para un conjunto heterogéneo de muebles, que son los que aportan el toque de color y distinción: granates, beiges dorados, y butacas tapizadas en color antracita sobre carpintería plateada. La chimenea es tan solo un hueco rectangular en la pared, sencilla y cálida a la vez. La iluminación tiene gran importancia en El Postigo, y a lo largo de las estancias comunes se suceden varios modelos de lámparas que llenan y decoran los techos aportando necesarios volúmenes.

    Comedor

    Junto a este salón, se encuentra el comedor, separado por una enorme puerta corredera de cristal. Esta estancia cambia de aspecto y función según la hora del día y las necesidades de los clientes: salón de desayunos, restaurante, o sala de juntas. Una barra da servicio y es foco de atención, con tres taburetes apostados junto a ella, tapizados en chenilla de colores. Las mesas, perfectas para cuatro personas, cambian de sitio y orientación en un abrir de ojos. Las sillas se visten de colores y formas distintas, una combinación que resulta serena a la vez que aporta dinamismo.

    Habitación

    Las habitaciones son sencillas y cómodas, en una apuesta clara por la funcionalidad, pero no dejan de ser acogedoras. Centran la atención dos camas gemelas juntas, enmarcadas por sendas mesillas de noche de líneas rectas, tan solo un apoyo, sin cajones ni puertas. La iluminación corre a cargo de dos lámparas de pared, en la zona de descanso, y una de pie, junto al escritorio.

    Baño

    En una esquina, un comodísimo y enorme butacón sirve para descansar entre horas, y en lugar de armario, se ha aprovechado un hueco entre el baño y la habitación para crear un vestidor abierto, práctico y muy cómodo. El baño es también sencillo, una superficie blanca en la que destaca el lavabo, de forma circular, colocado sobre un mueble de piedra.

    El hotel cuenta con una piscina, que dadas las fechas no nos atrevimos a disfrutar, y un patio de entrada, cuajado de árboles, una buena zona de estar cuando el sol calienta.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    IMG_6644.22.jpg
    IMG_6655.22.jpg
    IMG_6657.22.jpg
    IMG_6658.22.jpg
    IMG_6659.22.jpg
    IMG_7308.22.jpg
    IMG_7310.22.jpg
    IMG_7311.22.jpg
    IMG_7315.22.jpg
    IMG_7316.22.jpg
    IMG_7318.22.jpg
    IMG_7319.22.jpg

    Más información | Hotel El Postigo
    En Decoesfera | Hemos visto… las habitaciones verdes de los hoteles NH


    0 0
  • 02/27/11--22:00: Un resort de iglús en Suiza
  • Resort iglús - exterior

    Aunque estos días ha hecho un tiempo muy primaveral en casi todo el país, aún estamos en plena temporada de esqui, y si hay un sitio en el mundo perfecto para esquiar seguro que está en los Alpes, como este precioso resort de iglús en Suiza, que incluso tiene sus pistas de esquí privadas.

    Whitepod, que es como se llama este complejo, está situado a 1500m de altura sobre las laderas cercanas a Les Cerniers, en pleno corazón de los Alpes suizos. Lo más destacable, además de los 7 kilómetros de pistas, son los 15 iglús en los que se puede pasar la noche en medio de la montaña, rodeado de unas vistas envidiables.

    Pero no os quedéis fuera, pasad dentro al calor de la estufa, que de las vistas también se puede disfrutar a cobijo del frío.

    Resort iglús - interior

    Lo primero que sorprende al entrar es lo luminoso que es el iglú. Eso se debe a que en realidad no es un iglú al uso, de esos construidos con bloques de hielo y nieve, sino pequeñas y ligeras tiendas de campaña con forma de cúpula, que permiten la apertura de un gran ventanal por donde entra la luz a raudales.

    Además, cada unidad está dispuesta sobre una plataforma de madera, que le da una posición privilegiada, con un balcón que domina la ladera, y además de paso la separa del frío suelo, mejorando el aislamiento térmico y promoviendo el ahorro energético.

    Como es lógico, la decoración del interior tiene un marcado toque alpino que contrasta con la estructura, que se ve desde el interior y le confiere un aire un tanto espacial, como si estuviéramos en una película futurista de los años 70, aunque bien podría ser el nido de amor de James Bond.

    Resort iglús - interior 2

    A pesar de ello, la decoración es acogedora, me gustan mucho algunos detalles como la estufa de hierro fundido o los esquíes que hay colgados sobre el cabecero de la cama, que a la vez es el pequeño tabique que separa la habitación del cuarto de baño, del que desafortunadamente no he conseguido imágenes.

    Resulta interesante la forma que hay de entrar a la pequeña tienda. No hay una puerta al uso ni siquiera el típico tubo abovedado de los clásicos inglúes.

    En este caso la entrada es muy similar a las tiendas de campaña, con su cremallera y todo, y que hace que desde fuera parezca media esfera perfecta, sin orificio alguno salvo el gran ventanal, que a su vez realza ese aspecto espacial del que hablaba antes.

    Resort iglús - detalles 4

    Además de todo esto, al estar hecho de tela, la luz se filtra a través de las paredes, convirtiendo al iglú en una pequeña bombillita en medio de la noche. Debe de ser cuando menos curioso ver este resort de iglús en Suiza desde el aire y por la noche, porque de día ya resulta un tanto extraño.

    Os dejo con una pequeña galería de imágenes para que podáis valorar si os apetece ir a pasar una noche allí, aunque debéis tener en cuenta que la broma cuesta 300 euros entre semana y más de 400 los fines de semana, pistas privadas de esquí y spa incluidos, eso sí.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    divers-050.jpg
    divers-054.jpg
    divers-215.jpg
    jmp6854.jpg
    jmp6861.jpg
    jmp6971.jpg
    jmp7358.jpg
    jmp7390.jpg
    le-camp.jpg
    mg_5067.jpg
    mg_5077.jpg
    pod1.jpg
    pod8.jpg
    two-pods_modif_2.jpg

    Vía | Toxel
    Más información | Whitepod
    En Decoesfera | Casas poco convencionales: una cabaña en medio de la nieve


    0 0

    Parador Nacional el Saler - Exterior

    Hoteles bonitos hay muchos, pero hoteles especiales, capaces de emocionarte, hay muy muy pocos, y entre ellos se encuentra el Parador Nacional El Saler en Valencia, donde tuve el placer de alojarme recientemente.

    Para empezar, a diferencia de la mayoría de los hoteles, está situado en un paraje idílico, en medio del Parque Natural de la Albufera y a escasos metros de la playa de El Saler, rodeado de pinos, con el sonido de las olas en la lejanía y el croar de las ranas en los pequeños estanques naturales formados a su alrededor.

    Diseñado por los arquitectos valencianos de a+u3, su diseño exterior, aunque moderno y de lineas rectas, no parece una afrenta al entorno, sino que sus colores se mezclan bien con los del paisaje, minimizando el impacto. Los accesos y el entorno están cuidados al detalle y tan solo una pequeña carretera empedrada te lleva desde el aparcamiento hasta el hotel sorteando las dunas.

    El lobby y el pasillo

    Parador Nacional el Saler - Pasillo

    Al entrar, sorprende el enorme lobby que cruza el edificio de parte a parte, permitiéndonos vislumbrar el mar al otro lado de la recepción. La combinación del color blanco y la madera clara sigue presente, lo que le confiere un aire alegre y veraniego sin dejar de ser elegante.

    La escalera que te lleva al segundo piso también es preciosa, pues es una gran pieza blanca que no llega a tocar las paredes que la delimitan, y parece levitar en su hueco. El pasillo, que podéis ver en la imagen, refleja también la sencillez y elegancia que se respira en todo el hotel.

    La habitación

    Parador Nacional el Saler - Habitación

    Al entrar a la habitación lo que más sorprende es el gran ventanal de suelo a techo que ocupa todo el ancho del dormitorio. El ventanal da acceso a una amplia terraza desde la que podemos admirar el paisaje (nos tocó una con vistas al pinar), y desde la que podemos hacer uso de las contraventanas, que nos permiten regular la privacidad y la entrada de luz.

    La decoración encaja perfectamente en la descripción ya hecha del resto del hotel; sencilla, elegante y acogedora. Los suelos de mármol, las paredes blancas y las proporciones estilizadas le confieren la elegancia, mientras que la madera y las notas de color en los tejidos la hacen acogedora, todo ello sin sobrecargar.

    Aunque en esta imagen no se aprecia, la cortina se puede recoger completamente en la pared opuesta, de forma que libera completamente de su presencia al ventanal, permitiendo una mayor entrada de luz y una mejor percepción geométrica de la estancia.

    El baño

    Parador Nacional el Saler - Baño

    El baño, aunque amplio y moderno, no me gustó tanto como el resto del hotel. No comprendo esa moda generalizada de decorar con tonos oscuros los cuartos de baño, cuando son el único lugar al que no llega ni un rayo de sol, convirtiéndolos en lugares sombríos por mucha iluminación que de la que se disponga.

    Personalmente, me gustan los baños alegres y de colores claros, no un lugar lúgubre y oscuro en el que no me apetezca permanecer demasiado tiempo por mucho que la enorme y cómoda bañera me invite a arrugarme eternamente mientras disfruto de un baño caliente.

    Conclusión

    El Parador Nacional El Saler en Valencia es un hotel maravilloso, ideal para relajarse y pasar unos días en la playa, en medio de un parque natural y lejos del bullicio de las grandes localidades costeras. El diseño es sublime, te hace sentir en casa y en un palacio (moderno) al mismo tiempo.

    Os dejo con una pequeña galería con algunas fotos más.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    parador-saler-1.jpg
    parador-saler-3.jpg
    parador-saler-4.jpg
    parador-saler-5.jpg
    parador-saler-6.jpg
    parador-saler-7.jpg
    parador-saler-8.jpg

    Más información | Paradores, a+u3
    En Decoesfera | Hotel Barceló Castellana Norte en Madrid


    0 0

    Dormitorio de Batman

    De nuevo volvemos a coquetear con los temas que llevan nuestros compañeros de Zona Fandom, pero digo yo que los que leemos cómics también necesitamos darnos un gustazo y dejar que nuestras preferencias se vean en la decoración. Si os gustan los cómics de superhéroes, seguro que sabréis apreciar el esfuerzo decorativo que hizo el decorador de este dormitorio, inspirado en Batman.

    El dormitorio, situado en el Motel Eden de Taiwan, tiene todos los detalles para hacer las delicias de cualquiera que desee sentirse como Bruce Wayne por una noche. El cabecero de la cama tiene el inconfundible logotipo del hombre murciélago y parece que está excavada en la roca de la batcueva misma.

    Un dormitorio inspirado en Batman

    En un lado de la habitación tenemos una pequeña réplica del Batmóvil que sirve de sofá donde poder leer un rato antes de irse a dormir, aunque yo no lo veo muy cómodo más allá de que la forma me haga gracia. En toda la parte del dormitorio se conserva esa sensación de estar en una cueva, mientras que en la parte del baño se ha optado por algo más sobrio, ideal para aquellos que queráis ser Bruce Wayne y llenar la bañera de amantes.

    Batmovil

    Fetichismos de superhéroes aparte, este dormitorio me parece poco funcional para cualquier persona, debido a que la imitación de cueva de las paredes y techo tiende a llenarse de polvo a no ser que le des un repaso diario, por no hablar de la cantidad de luz que le resta a la estancia tener unas paredes tan oscuras.

    Me gusta mucho cómo han usado el anagrama del murciélago excepto para el cabecero, yo habría cogido algo más discreto (y por supuesto no en amarillo) y tampoco me hacen mucha gracia los posters de Batman en las paredes. ¿Vosotros pasaríais una noche en esta habitación?

    Vía | Freshome
    Más información | Motel Eden


    0 0

    hotel grace santorini - exterior

    La naturaleza y los grandes hoteles modernos rara vez suelen llevarse bien. Salvo alguna honrosa excepción, y por mucho que se esfuercen sus arquitectos en disimularlo, acabando siendo enormes moles plantadas en medio de parajes naturales violados por el vidrio, el acero y el hormigón.

    Sin embargo, de vez en cuando nos encontramos con delicias como el hotel Grace Santorini, situado en un enclave maravilloso de la isla de la que toma su nombre, que respeta y complementa mimetizando su diseño con el de un pueblo griego incrustado en la ladera de una montaña que un poco más abajo se convierte en una acantilado sobre el mar mediterráneo.

    Su sistema de bancales, los muros de piedra, las paredes encaladas… todo ayuda a hacer que este pequeño hotel consiga algo tan complicado como llamar la atención y pasar desapercibido al mismo tiempo.

    Hotel grace santorini - bancales

    Antes de entrar a ver la decoración de las habitaciones, me gustaría hacer hincapié en la acertada decisión de escalonar el hotel a lo largo de la empinada ladera. Aunque en primera instancia puede parecer un engorro, el sistema de bancales permite no sólo minimizar el impacto visual del conjunto, sino también ganar un sinfín de terrazas medio privadas con unas vistas espectaculares como las que se puede apreciar en la imagen.

    Es cierto que las piscinas sin borde, de esas que cuando te sumerges parece que se fundan con el mar, son un clásico de este tipo de hoteles, pero no por ello dejan de impresionarnos cada vez que las vemos.

    Hotel grace santorini - habitación

    No obstante, a medida que nos acercamos, todo va perdiendo algo de encanto, las superficies se antojan demasiado perfectas y la geometría un tanto azarosa, lo que por un lado lo hace menos cariñoso con el entorno y por el otro menos bello desde un punto de vista estrictamente arquitectónico.

    En la decoración de las habitaciones impera el color blanco, algo lógico, pero a pesar de que se le ha tratado de otorgar calidez con un sistema de filtrado de la luz solar a base de un muro de piedra semiopaco y unas ventanas que imitan a las tradicionales, le sigue delatando las superficies, demasiado perfectas y pulidas, poniendo de manifiesto su artificio una y otra vez.

    Hotel grace santorini - habitación 2

    En otras piezas encontramos mobiliario un tanto discordante, que no acaba de encajar del todo con el aire mediterráneo que debería respirar todo el conjunto. Es como si hubieran decorado algunos de los espacios —ocurre también en el restaurante, por ejemplo— sin mirar por la ventana, como si fuera un apartamento o un restaurante en cualquier otro lugar.

    Tampoco vayáis a pensar que no me gusta, en absoluto, la luz que inunda cada una de las estancias hace que todo se parezca a lo muchos imaginamos que debería ser el cielo, tan solo que si se mira con detalle se le ve un poco el cartón.

    Os invito a que echéis un vistazo a la extensa galería de imágenes en la que podréis disfrutar de un sinfín de fotos del exterior y las habitaciones, con detalles como el jacuzzi interior con vistas que hay en algunas de ellas, o simplemente deleitaros con el maravilloso enclave en el que está situado el Hotel Grace Santorini, que por cierto es obra del estudio de arquitectura Divercité en colaboración con MplusM.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    grace-santorini-hotel12.jpeg
    grace-santorini-hotel13.jpeg
    grace-santorini-hotel14.jpeg
    grace-santorini-hotel15.jpeg
    grace-santorini-hotel2.jpeg
    grace-santorini-hotel20.jpeg
    grace-santorini-hotel22.jpeg
    grace-santorini-hotel24.jpeg
    grace-santorini-hotel3.jpeg
    grace-santorini-hotel4.jpeg
    grace-santorini-hotel6.jpeg
    grace-santorini-hotel7.jpeg
    grace-santorini-hotel8.jpeg
    grace-santorini-hotel9.jpeg

    Vía | Fubiz
    Más información | MplusM, Hotel Grace Santorini
    En Decoesfera | Parador Nacional El Saler en Valencia


    0 0

    hotel echappee belle

    Durante nuestra estancia en L’Isle Jourdain para visitar las instalaciones de Abrisud en ese lugar, nos hemos alojado en el Hotel Echappée Belle, un espacio muy chic, de diseño y muy moderno, en un entorno tranquilo y muy tradicional. Supone un bonito contraste ver la plaza del pueblo llena de edificios clásicos con historia y entre ellos un hotel tan actual.

    Si ya la fachada en si llama la atención por sus contrastes de materiales y color, la decoración del interior del hotel se ha cuidado hasta el más mínimo detalle, muchos de los muebles de mayor actualidad y algunos de diseñadores de prestigio de los que hemos hablado anteriormente en Decoesfera, han encontrado allí un lugar privilegiado, ya sea en la recepción, la sala de reuniones, el comedor o alguna de las habitaciones, teniendo en cuenta que todas ellas están decoradas de forma diferente.

    echappee belle terraza

    Uno de los espacios que más me ha gustado ha sido la terraza, tal vez no sea el que más llame la atención por su decoración, veremos otros más espectaculares, pero me ha resultado muy agradable y acogedora y me ha encantado la combinación de blanco, rojo y negro a juego con la fachada del hotel, muy agradable el suelo en madera y un entorno rodeado con muchas plantas.

    Otro lugar muy agradable es la sala de reuniones en la planta baja junto a la recepción, que podéis ver en parte en la imagen bajo estas líneas, me ha encantado por su calidez, muchas veces las salas de reuniones en hoteles son muy frías, esta está decorada con asientos diversos, alfombras, estantes, revisteros, iluminación indirecta… Y hace que uno se sienta como en el salón de casa.

    echappee belle sala de reuniones

    Entre los asientos que se ven en el hotel hay algunos muy conocidos, por ejemplo a la izquierda, en la sala de reuniones tenemos la mecedora, rocking chair, de Eames, ya digo que casi todo lo que hay en el hotel es de diseño y la mayor parte con nombre propio.

    En la entrada, junto a la recepción, además de la palabra ‘Hotel’ en la pared, de acuerdo con las tendencias actuales de disposición vertical en vez de horizontal, nos encontramos una pequeña consola roja de la colección de consolas con forma de animales, en concreto la de cuerpo de avestruz, Diva, muy divertida.

    estanteria oso

    Una de las primeras cosas que encontré a mi llegada al hotel y que se me hizo muy familiar, fue la estantería con forma de oso polar que veis sobre estas líneas y de la que yo había hablado anteriormente en el blog, Polar Bear, de ahí que me sonase tanto.

    Es algo más pequeña de lo que yo había imaginado, de menor altura, pero perfecta para colocar trípticos, planos de ciudad o folletos informativos de espectáculos y eventos, de ahí que sea ideal para colocar en una oficina de turismo o en la entrada de un hotel como en este caso.

    echappe belle comedor

    También en el comedor, de nuevo asientos de diseño, como las míticas sillas panton, los colores elegidos para la decoración son también el blanco, el negro y el rojo, como sucede en la mayor parte del hotel, una combinación que siempre es un acierto. Aunque el comedor se divide en dos ambientes, uno con predominio del rojo y otro en tonos más claros.

    En el comedor llaman también la atención las lámparas un montón de modelos diferentes para conseguir una buena iluminación de forma indirecta, también los espejos redondos que decoran las paredes y proporcionan mayor profundidad a la estancia y completando los detalles con forma de animal, falsas y decorativas cabezas de alce.

    echappee belle numeros

    Si subimos ya a las plantas para ir a la habitación nos encontramos con uno de los detalles con mas encanto, y es que las habitaciones no tienen cabecero, la pared donde suele ir ubicado está pintada en cada dormitorio con un mural distinto que es el que identifica a la habitación y en cierta medida determina el resto de la decoración de la misma.

    Fuera, en el pasillo, junto a cada una de las puertas hay una franja en vertical en la que se ve una parte de la imagen que después encontraremos en la pared de impacto del dormitorio y sobre esa franja está el número de la habitación, de nuevo disposición vertical, tendencia que supera hoy en día con mucho a los habituales letreros horizontales.

    echappee belle habitacion

    A mi me tocó el dormitorio de las nubes, ideal, vi algunos otros con paisajes de bosques y campos y también me gustaron mucho, pero el de las nubes para mi gusto es de lo mejor. La pared de impacto con nubes dibujadas, una imagen de lo más relajante y junto al escritorio también una estantería con forma de nube, la habitación decorada principalmente en blanco con pequeños detalles en rojo para romper.

    Y si en el comedor había sillas panton, en el dormitorio las también muy conocidas sillas Louis Ghost transparentes, como complemento al escritorio y en otra esquina cerca del balcón junto a una lámpara para conformar una especie de rincón de lectura. La iluminación indirecta en general, que proporciona un ambiente más agradable.

    echappe belle balcon

    Hasta las barandillas del balcón son originales en negro mate, con forma circular y alegres dibujos. Os dejo algunas otras fotos en la galería, algunas otras vistas del comedor y la sala de reuniones y la terraza, pero no es lo mismo verlo en fotos que en vivo y en directo, así que si en algún momento hacéis turismo por Francia os lo recomiendo.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    echappe-belle-sala-reuniones-1.jpg
    echappe-belle-terraza-1.jpg
    echappee-belle-comedor-1.jpg
    echappee-belle-comedor-2.jpg
    echappee-belle-comedor-3.jpg
    echappee-belle-sala-reuniones-2.jpg
    fachada-echappee-belle.jpg

    Más información | L’Echappée Belle
    En Decoesfera | Hotel Boutique Sacristía de Santa Ana en Sevilla


    0 0

    Fachada del Hotel St. Pancras Renaissence

    Cuando supe que iba a alojarme en el londinense Hotel St. Pancras Renaissance y vi las fotografías de su fachada, no pude evitar pensar que parecía Hogwarts. Más tarde, una vez allí y realizando una gira por sus habitaciones, supe que no iba muy desencaminada, ya que en el año 2002 se rodaron allí algunas escenas de Harry Potter y la Cámara de los Secretos. La fachada del hotel es impresionante y no deja indiferente, tanto si se contempla desde la calle, como si se está bajo su puerta principal, antaño vía de entrada de carruajes.

    El edificio, en aquel entonces llamado Midland Grand Hotel, fue diseñado por Sir George Gilbert Scott para recibir a los más ilustres pasajeros que llegaban a la estación de St. Pancras, y fue inaugurado en 1873 por la Reina Victoria. Durante años permaneció cerrado, negociándose la posibilidad de hacer renacer un gran hotel de lujo, y por fin, en el pasado mes de mayo, el hotel St. Pancras Renaissence volvió a llenarse de vida de nuevo.

    Cúpula de la escalera

    El edificio es un ejemplo de arquitectura de estilo gótico victoriano, con fachadas de ladrillo rojo, tejados de pizarra cuajados de ventanas abuhardilladas, una impresionante torre del reloj, y una torre principal que se levanta majestuosa sobre la puerta de entrada.

    El interior del hotel va en consonancia con la impresionante fachada, guardando celosamente tesoros como la cúpula abovedada o la gran escalera, que merecen un lento paseo para una detallada observación. La entrada se realiza bajo la torre central, llegando al vestíbulo, un espacio que articula tres zonas diferenciadas del hotel: Booking Office Bar & Restaurant, la antigua sala de taquillas convertida en elegante cafetería; St Pancras Chambers, con lujosas suites que conservan la arquitectura original decoradas en estilo contemporáneo; y Barlow House, con habitaciones amplias, cómodas y modernas.

    El vestíbulo

    Vestíbulo Lobby

    El vestíbulo está enclavado en la antigua entrada hasta la que llegaban los coches de caballos, y todo en ella recuerda a su primitiva función como estación de ferrocarril. Una cuidada restauración mantiene intactos los muros y detalles arquitectónicos, mientras que el lobby se articula en trono a grandes mostradores y una zona de estar con asientos y mesas de estilo contemporáneo. La luz entra a raudales por el techo acristalado, sujeto por una trabajada estructura metálica, que por momentos nos hace pensar que estamos al aire libre.

    Booking Office

    Booking Ofice

    A un lado se accede a la zona más activa del hotel, Booking Office, una enorme nave de techos altos, en la que predomina el ladrillo rojo. La barra se ha construido sobre las viejas taquillas, una joya de madera labrada que se conservan en perfecto estado.

    Una mesa central alta, rodeada de taburetes, se convierte en objeto de deseo durante el desayuno. A su alrededor, mesas bajas y cómodos sillones forman numerosos espacios de tertulia, en los que predomina el cuero oscuro. Por sus ventanales se puede observar el trasiego de la enorme estación de St. Pancras, una moderna estructura que es la puerta de Europa, punto de salida y llegada del Eurostar.

    St Pancras Chambers

    Gran escalera

    Un paseo por St Pancras Chambers nos deja con la boca abierta, admirando la esmerada restauración que conserva las preciosas pinturas de paredes y techos y recrea los papeles pintados de la época; sus pasillos están cuajados de suntuosas puertas con manillas imposibles, zonas de acceso restringido, pasillos interminables cuyos techos guían el camino con bellas pinturas, y por último, vertebrando el espacio la escalera, una zona mágica e impactante, coronada por una espectacular cúpula pintada en tonos verdes y amarillos. A lo largo de su recorrido, los grandes ventanales en vidriera filtran la luz, ofreciendo aspectos dramáticos a cada hora del día.

    Pasillo

    En uno de sus rellanos se encuentra el mural de Thomas Wallis Hay, una joya pintada en una gran hornacina que permaneció oculta tras capas de yeso durante años, saliendo a la luz y siendo restaurada durante la reforma.

    Las suites presumen de techos altos, aunque no todas son de gran tamaño, resultando acogedoras. Divididas en una zona de dormitorio, vestidor, zona de estar, y baño, la característica común está en la adecuación de una decoración moderna y sobria a un tiempo, dentro de una arquitectura antigua y singular. Cada una de las suites tiene una decoración diferente, con camas altas y rotundas, que se convierten en el centro del dormitorio. Detalles espectaculares, como grandes espejos con marcos que imitan los rayos del sol, aportan un sosegado dramatismo, equilibrando los grandes volúmenes de las paredes.

    Sobrios cabeceros de madera y cuero, y delicadas sedas en los cojines acunan el sueño en estas suites. Las ventanas merecen capítulo aparte, ya que tras los livianos visillos se dejan ver las siluetas de imponentes ventanas en arco.

    Quedan aún más cosas que ver en este hotel mágico e intrigante, en los próximos días pasearemos por Barlow House y seremos invitados de excepción en la Suite Royal reservada a embajadores, estadistas, y por supuesto a los lectores de Decoesfera.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    IMGO0666copia.jpg
    IMGO0667copia.jpg
    IMGO0667copia_1.jpg
    IMGO0668 copia.jpg
    IMGO0670 copia.jpg
    IMGO0671 copia.jpg
    IMGO0672 copia.jpg
    IMGO0674 copia.jpg
    IMGO0678 copia.jpg
    IMGO0679 copia.jpg
    IMGO0680 copia.jpg
    IMGO0681 copia.jpg
    IMGO0689 copia.jpg
    IMGO0690 copia.jpg
    IMGO0702 copia.jpg
    IMGO0705 copia.jpg
    IMGO1033 copia.jpg
    IMGO1076 copia.jpg
    IMGO1085 copia.jpg
    IMGO1086 copia.jpg
    IMGO1092 copia.jpg
    IMGO1098 copia.jpg
    IMGO1105 copia.jpg
    IMGO1106 copia.jpg
    IMGO1116.copia.jpg

    Más información | St. Pancras Renaissence Hotel
    En Decoesfera | Hotel L’Echappée Belle, un espacio chic en L’Isle Jourdain


    0 0

    Suite Royal

    En el primer post sobre el Hotel St. Pancras Renaissance, os mostramos la parte pública más espectacular, sus largos pasillos decorados con pinturas en los techos y la gran escalera, toda una obra de arte, con una impresionante cúpula y una bajada digna de mención. También pudimos pasar un momento en Booking Office, la cafetería restaurante enclavada en la antigua sala de paso de la estación. Hoy volvemos a pisar este hotel único para conocer Barlow House, el ala ejecutiva, y la Suite Royal, destinada, como nos contaron en la visita, a embajadores y personalidades.

    Barlow House

    Barlow House ocupa un ala del edificio, siendo la parte que ha tenido una mayor transformación, pues se ha querido dar un aire moderno en el que la arquitectura peculiar del edificio no tiene influencia ninguna. Es la zona de habitaciones digamos normales, aquellas que se asemejan unas a otras y que muestran un carácter más funcional.

    Distribuidor

    Escritorio

    Los pasillos que llevan a ellas están decorados con sencillez y calidez a partes iguales, precedidos por un corredor azul en la planta baja en el que predomina la luz que llega por las ventanas que dan a la estación de St. Pancras, y decorado con grandes fotografías impresas sobre soporte de lienzo.

    Los pasillos hacen cómodo el paso con una moqueta estampada que amortigua las pisadas, valiéndose de luces puntuales para dar un ambiente sereno. Así, cada pocas puertas, una consola y un cuadro o espejo, junto con una lámpara, jalonan las distancias del largo pasillo.

    habitación

    Habitación en Barlow House

    Las habitaciones son confortables y funcionales, con suelo de moqueta y predominio de madera en el mobiliario, integrado a medida en la pared de servicio, en la que tras un amplio armario, se alinea un escritorio que esconde el minibar, y una oportuna trampilla en la que encontramos distintos enchufes, uno apto para el modelo español, todo un detalle.

    Las camas son muy cómodas y es el único elemento que destaca en la habitación, que parece consagrada al descanso. Altas y anchas, tienen un colchoncillo extra que las hace mullidas, y la ropa de cama de hilo, se conjuga con el edredón nórdico y las almohadas, para procurar un descanso reparador. Los cabeceros están pegados a la pared, madera y cuero para dar distinción a las camas.

    Baño

    Baño

    El baño tiene el tamaño justo para albergar una bañera, inodoro y lavabo, decorado en tonos claros con elementos de mármol. La iluminación cobra importancia en detalles como una luz de asistencia que se activa desde la mesilla e ilumina de manera suave la parte inferior del lavabo. Quizá el único elemento que merece un pero es la bañera, con un murete excesivamente alto que puede dar problemas a personas mayores o con ciertas limitaciones en cuanto a movilidad.

    Suite Royal

    Suite Royal

    A la Suite Royal se accede por St Pancras Chambers, a través de un pasillo privado en el que se ordenan armarios y habitaciones. La zona que visitamos estaba presidida por un gran salón con una enorme zona de reunión, con sofás tapizados en chenillas y mesas bajas, y una larga mesa preparada para importantes cumbres. En la línea que se sigue en el hotel, la decoración contrasta con el espacio, muros antiguos con historia que acogen un mobiliario contemporáneo de lineas puras mezcladas con piezas clásicas.

    El resultado es favorable, resultando acogedor y confortable, con tonos cálidos marrones y púrpuras, y una iluminación que le va a la zaga. Las paredes están teñidas de un tono púrpura oscuro que contrasta con el zócalo de madera en tono crudo. Las ventanas se visten de cortinones en beige, color que encuentra continuidad en la alfombra que acoge este ambiente.

    Sobre la mesa, se erige una solemne lámpara realizada con piezas colgantes, y a su alrededor, un ejército de sillas de respaldo alto y tapizadas en tonos crudos dispone una cómoda reunión. Las paredes se visten con enormes estanterías de paños amplios, apenas vacías, en las que tan solo se exponen unos pocos detalles

    Dormitorio Royal

    Baño Royal

    Una zona de despacho da acceso al dormitorio, recoleto en comparación con el gran salón, un espacio íntimo concebido para el descanso, con una cama doble con dosel de madera, alta y vestida con edredones mullidos y detalles en color verde, que descansa frente a la chimenea.

    Del dormitorio pasamos a un vestidor sobrio en madera oscura, para terminar el recorrido en el suntuoso baño de suelos y encimeras de mármol blanco que parece adorar a la bañera clásica que vive en su centro. Las paredes, pintadas en verde manzana, acogen los servicios, una ducha y un lavabo doble, además de contar con un diván tapizado en terciopelo violeta.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    IMGO0666copia.jpg
    IMGO0667copia.jpg
    IMGO0667copia_1.jpg
    IMGO0668 copia.jpg
    IMGO0670 copia.jpg
    IMGO0671 copia.jpg
    IMGO0672 copia.jpg
    IMGO0674 copia.jpg
    IMGO0678 copia.jpg
    IMGO0679 copia.jpg
    IMGO0680 copia.jpg
    IMGO0681 copia.jpg
    IMGO0689 copia.jpg
    IMGO0690 copia.jpg
    IMGO0702 copia.jpg
    IMGO0705 copia.jpg
    IMGO1033 copia.jpg
    IMGO1076 copia.jpg
    IMGO1085 copia.jpg
    IMGO1086 copia.jpg
    IMGO1092 copia.jpg
    IMGO1098 copia.jpg
    IMGO1105 copia.jpg
    IMGO1106 copia.jpg
    IMGO1116.copia.jpg

    Más información | St. Pancras Renaissence Hotel
    En Decoesfera | Hotel St. Pancras Renaissance, cinco estrellas con historia en Londres (I)


    0 0

    Curioso hotel de caravanas en berlín

    Cuando viajas, es fácil encontrar campings de caravanas, lugares donde la gente lleva o alquila una roulotte para pasar unos días en el campo o en la playa, al aire libre y alejado del estrés de estar todo el día encerrado en casa o en las calles de la ciudad. Lo que es más difícil de encontrar es algo como este curioso hotel de caravanas en Berlín.

    Se trata de un hotel situado en una antigua fábrica de aspiradoras reformada, en el que sus creadores, Silke Lorenzen y Sarah Vollmer, han querido realizar un pequeño experimento. En vez de habitaciones al estilo tradicional, han querido recrear un campamento de caravanas en el interior del hotel con viejas roulotes restauradas y pequeñas cabañas de madera.

    Por lo que parece, el ambiente de un camping lo han conseguido emular de forma bastante fidedigna (y con buen gusto). No me importaría en absoluto pasar la noche en alguna de esas caravanas a pesar de la falta de intimidad y la incomodidad de que los baños sean compartidos.

    Curioso hotel de caravanas en berlín - cabañas

    El precio, afortunadamente, va acorde con las prestaciones, y pasar la noche con tu pareja en este pequeño campamento cuesta solo 60 euros, un poco menos que las habitaciones normales que también ofrece el mismo hotel.

    Tal vez el experimento acabe siendo un fracaso, pero se agradecen iniciativas frescas como este hotel de caravanas en Berlín. Estoy un poco cansado de que casi todos los hoteles a los que vaya parezcan copias de un mismo patrón, convencional y muy poco arriesgado.

    Os dejo con una pequeña galería para que podéis echar un vistazo a las diferentes “suites” y su decoración con un estilo nórdico desenfadado y acogedor.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    caravan-hotel-concept1.png
    caravan-hotel-concept2.png
    caravan-hotel-concept3.png
    caravan-hotel-concept5.png
    caravan-hotel-concept6.png
    caravan-hotel-concept7.png
    caravan-hotel-concept8.png

    Vía | LikeCool
    Más información | Hüttenpalast
    En Decoesfera | Casas poco convencionales: una caravana con mucho estilo


    0 0

    Hotel Tximista

    Hace unas semanas estuve unos días por Tierra Estella, y aunque no me alojé en él, pude conocer el Hotel Tximista, una antigua fábrica de harinas del siglo XIX recuperada y convertida en un interesante alojamiento. El hotel está en la ruta del Camino de Santiago, y no es raro ver pasar por las calles adyacentes peregrinos pertrechados con mochilas, bastones y ropas cómodas.

    Su entrada sorprende pues no se trata de la típica puerta de hotel al uso. Unas vigas inclinadas jalonan el paso hasta la entrada principal, dejando ver al fondo el jardín y la terraza. La sensación en un principio es de agobio, pero pronto se aprende a transitar entre las columnas. Enmarcada entre varias de ellas, da la bienvenida una enorme máquina perteneciente a la antigua fábrica.

    Hotel Tximista

    El hotel posee un jardín de aspecto casi salvaje en algunas zonas, sobre todo la que linda con el río Ega, un mirador de lujo para dejarse mecer por el sonido del agua acomodados en las tumbonas. La terraza tiene acceso desde la entrada y los salones interiores, y está amueblada con piezas modernas y funcionales, con rotundos sofás de corte moderno en tonos grises, y livianas sillas de director, dispuestas en varias zonas de reunión sobre un suelo de listones de madera.

    Hotel Tximista

    La recepción es minimalista, un estilo que se hace evidente en todo el hotel. Tan solo un mostrador rojo rompe con el blanco desnudo de la estancia, dejando la importancia a las paredes inclinadas y a la luz que llega desde los ventanales.

    Desde allí se accede a un amplio salón cafetería en el que la madera de techos y vigas toma protagonismo junto con la combinación de rojo y negro, presente en los sofás, lámparas y complementos. A lo largo de toda la sala se encuentran expuestas distintas piezas de maquinaria originales de la fábrica, todas en muy buen estado y pintadas de rojo.

    Hotel Tximista

    Una de las salas del hotel está destinada a eventos, presentándose como un gran contenedor blanco lleno de luz, decorado con tan solo algunos cuadros que aportan un punto de color, y una enorme máquina (es la constante de la zona común) que preside la entrada a este recinto.

    Hotel Tximista

    Las habitaciones están decoradas en rojo y negro, sobre paredes estrictamente blancas. La mayoría de ellas presentan una peculiar estructura, con tres estancias contiguas de planta hexagonal. Se accede a la pequeña suite por una sala con un escritorio integrado en la pared, frente al cual se encuentran los armarios.

    A un lado está el baño, amplio y vestido de baldosas rojas. Al otro lado, el dormitorio limpio de todo artificio, tan solo una cama blanca vestida austeramente en el centro del polígono. El paisaje que se ve tras las ventanas es un espectáculo de frescor, el río Ega y las copas de los árboles acarician la estancia.

    Galería de fotos

    (Haz click en una imagen para ampliarla)
    IMGO1371 copia.jpg
    IMGO1379 copia.jpg
    IMGO1380 copia.jpg
    IMGO1384 copia.jpg
    IMGO1388 copia.jpg
    IMGO1390 copia.jpg
    IMGO1392 copia.jpg
    IMGO1395 copia.jpg
    IMGO1396 copia.jpg
    IMGO1397 copia.jpg
    IMGO1398 copia.jpg
    IMGO1399 copia.jpg
    IMGO1430 copia.jpg
    IMGO1433 copia.jpg
    IMGO1434 copia.jpg

    Más información | Hotel Tximista
    En Decoesfera | Hotel St. Pancras Renaissance, cinco estrellas con historia en Londres (I)


    0 0

    Habitación elipsos trenhotel - exterior

    La semana pasada tuve la oportunidad de participar en un viaje para conocer la gastronomía de la región centro del Valle del Loira (que pronto veréis en Directo al Paladar). Entre las particularidades del viaje estaba que en vez de ir en avión, hicimos el trayecto en el trenhotel que conecta de noche Madrid con Orleáns y Paris.

    Me hacía mucha ilusión porque aunque he viajado mucho en tren, nunca lo había hecho en uno con camas y compartimentos, por lo que sentía curiosidad de ver cómo eran las habitaciones en el Elipsos trenhotel. Como suponía que a vosotros también os intrigará un poco (no es una forma de viajar habitual), he pensado compartir la experiencia con vosotros.

    Así que venga ¡Pasajeros al tren!

    Habitación elipsos trenhotel - habitación

    Lo primero que sientes al entrar es una pequeña regresión a todas las películas que has visto en las que los personajes viajan en tren y, en vez de los asientos habituales en nuestro país, los pasajeros van sentados en compartimentos (en los que siempre muere alguien o se producen encuentros lujuriosos) unidos por un largo pasillo en el que se producen interminables persecuciones a lo largo del tren (y es muy largo).

    Como íbamos invitados, nuestras habitaciones eran “Gran clase”, es decir, dobles con baño en vez de las clásicas de cuatro personas con la mesa en medio, y por lo tanto un poco más pequeñas, pero con la intimidad de viajar con menos desconocidos y usar un baño privado con ducha.

    Habitación elipsos trenhotel - vistas

    La habitación es cómoda y agradable, pero sin demasiados lujos estéticos, salvo las vistas, que son una maravilla. De día dos asientos mullidos pero no reclinables permiten viajar viendo pasar el paisaje por la ventana (hasta que anochece, claro), y por la noche se despliegan dos literas ocultas en la pared para dormir a pierna suelta.

    Aunque había sitio para dejar las cosas y guardar las maletas, eché en falta una pequeña mesa plegable para poder apoyar el ordenador cómodamente y, puestos a pedir, una tele. Pero por lo demás era una habitación de hotel en miniatura, con climatización, teléfono interno y otras pequeñas comodidades.

    Habitación elipsos trenhotel - baño

    Una vez desplegadas las camas con un sencillo e ingenioso sistema (en mi caso una, porque viajaba solo), podemos disfrutar de un plácido sueño al vaivén del tren. El colchón y las almohadas son cómodos, aunque la cama un poco corta si eres alto (no lo soy especialmente y cabía justito). Lo mejor es amanecer viendo pasar la campiña francesa del valle del Loira.

    El baño, aunque diminuto, estaba bastante bien diseñado. Nada más entrar está el inodoro y, enfrente, el lavabo con un amplio espejo y sitio suficiente para dejar el neceser y los diferentes artículos de aseo personal. La ducha resultaba un poco angosta al principio, pero enseguida disfrutas del agua caliente mientras piensas en todo lo que vas a hacer ese día que tienes entero por delante.

    Esto último quizás sea la mejor virtud; una noche bastante agradable que te permite despertarte a primera hora de la mañana en la ciudad a la que quieres viajar, y con precios razonables si se planea el viaje con antelación (desde 93 euros en habitación cuádruple y 186 euros en gran clase).

    Más información | Elipsos Trenhotel
    En Decoesfera | Hotel Tximista, una fábrica de harinas recuperada en Estella


(Page 1) | 2 | 3 | .... | 10 | newer